Ir al contenido principal

Entrada XIII - Un muerto en el despacho del Juez Vera

  • No te va a gustar lo que vas a ver. - Acertó a decir después de un incómodo lapso de tiempo en el que yo le miraba expectante y él me miraba recuperando el pulso y la sensación de calor en un cuerpo congelado por la desagradable impresión.
  • Coño, Nené..., ¡que no eres un novato! - Me lo saqué de encima y avancé.
Entramos en la vivienda de Antonio que mostraba una entrada clásica - como cabía esperar - entre mármoles, granitos y cuadros de indudable calidad y sentido del equilibrio. A la derecha, el salón principal muy iluminado y elegante en tonos blanquinegros daba la sensación de una compensada construcción que definía la meticulosidad y sentido del orden del dueño de la misma.
Subimos a la planta superior siguiendo los pasos de Nené con su característico movimiento pesado y tranquilo, indicaba – así - el poco trabajo que íbamos a tener para salvar vida alguna o apresar al sospechoso. Las escaleras en mármol blanco se subían con facilidad de dos en dos y, en el despacho del juez, a la izquierda del pasillo superior entre muebles indianos de Teca, o de una madera similar,  vimos sobre el escritorio la terrible escena. El juez tenía amputado el brazo derecho - como la mujer de Juan Bravo, como el tipo del 93 - y reposaba sobre un expediente ensangrentado con un disparo en la cabeza.
  • ¡Joder!- Exclamó Michel visiblemente impactado por la escena- ¿Esto que cojones es?
  • Esto” es el caso a que nos enfrentamos, Michel. Nené, separa la silla de la mesa – ordené de modo imperativo.
  • Pero..., no debemos mover el cadáver - recordaron Michel y Edy al unísono, haciendo gala de un aprendizaje muy académico del tratamiento de los turbios asuntos.
  • En este caso sí, Edy, ya sabemos el patrón del asesino y la causa de la muerte, lo hemos visto hoy por la mañana en Juan Bravo. Si no comprobamos quién está muerto sobre el escritorio. ¿qué estamos haciendo aquí? Acabaremos comentando cosas no comprobadas y se montará un lío del carajo. - Corregí sobre la cruda realidad de la vida de un policía, Edy y Michel estaban muy verdes. Pero era mejor así, pues peor sería que nada les extrañara. Es mejor partir de un comportamiento inicial ético que justo lo contrario.
Nené empujo con suavidad la silla hacia nosotros sujetando el hombro izquierdo del juez para que no se desplomara hacia delante sino que cayera levemente sobre el respaldo. Esto dejaba al descubierto el pecho donde la cruz en forma de aspa desde los hombros hasta el vientre arrojaba luz sobre el grado de maldad del crimen cometido.
El corte profundo hecho con un arma específica, capaz de matar sin necesidad de un disparo, nos hacía concluir que el asesinato era anterior a la amputación y a la realización del aspa sobre el pecho del individuo, una amputación “post morten” que confirmaba el carácter ritual del crimen cometido.
Al caer el cuerpo sobre el respaldo de la silla, la cabeza giró hacia atrás mostrando el rostro rígido, pálido y aterrorizado de la víctima.
  • ¡Joder!- exclamé- ¡No es el Juez Vera! Edy, avisa cuanto antes a Alonso que acaban de matar al mismo asesino de Idoya, la mujer de Juan Bravo..., y de la misma manera con que ella fue asesinada.
  • Pero entonces, estamos más perdidos de lo que creíamos. - Exclamó Nené con cierta lógica
  • Esto es una locura que se escapa de toda lógica; necesitamos la documentación del individuo, mira en los bolsillos de la chaqueta y de los pantalones que tengo que hacer unas cuantas llamadas.
Después de quince o treinta minutos de espera aparecieron Juan Goñi, Ana Allen y el Jefe Alonso. La pregunta que todos nos hacíamos era qué era lo que teníamos ente manos, pues la muerta de Juan Bravo cuyo asesino parecía haber sido asesinado en la casa de un Juez que decía tener información relevante para el caso, parecía un rompecabezas de difícil anclaje.

El Juez Goñi estaba visiblemente descolocado, con el rostro desencajado y mirando para todas partes como tratando de buscar explicaciones a la escena de espanto, sangre y vísceras del despacho de su amigo. Los focos de la tragedia enfocaban a su rostro y nuestras miradas se hicieron inquisidoras de sus gestos mientras nuestros oídos esperaban sus primeras palabras. El contenido y el tono empleado al hablar iba a ser fundamental.
Vera no contestaba a ninguna de nuestras llamadas mientras Goñi permanecía inquieto y callado...


Continuará

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quinta entrada: el perfecto chivo expiatorio

Los peritos habían concluido su trabajo y otros esperaban en la morgue para poder realizar el suyo, mientras la familia de la víctima esperaba su turno para poder dar el último adiós a su ser querido recién fallecido en unas circunstancias más propias de una terrible pesadilla. Un pesado sueño que se les venía encima como un muro de piedra que cae de la nada, una sinrazón de difícil comprensión.
Accedían a nuestros ritos y trabajos porque esperaban que fuéramos capaces de encontrar a los culpables, pues el sentido de propiedad alcanza hasta los propios seres humanos y aquella fallecida era suya. Aquella víctima a la que nosotros buscábamos explicación racional para encontrar respuestas a las preguntas que teníamos la obligación de realizar.
Esa labor nuestra de buscar sentido al sinsentido era el extraño plano del que costaba regresar. Acostumbrados a una ciencia inhumana, resultaba doloroso afrontar los rostros de los familiares para explicar de forma pedagógica nuestro proceder tratan…

Tercera Entrada: Obsesión

Tomé el expediente del 93 y lo desgrané página por página, letra por letra, fotografía por fotografía. Recuperé el vídeo de la cámara de seguridad pasando del antiguo formato VHS a un formato digital y lo visioné en el ordenador de casa. El vídeo demostraba que se trataba de un hombre fuerte con complexión atlética, una estatura que rondaba el 1,90 de altura y los 100 kilos de peso; pelo bien cortado con estilo militar y rasgos angulosos en la cara con ese conjunto ya destacado de ojos, nariz y boca demasiado característico como para permanecer en el olvido de un expediente de más de quince años; demasiado característico como para no tener ni siquiera un nombre que buscar, unas huellas que verificar, un rastro que seguir.

Me atusé el cabello poblado por incipientes canas blanquecinas que coronaban mi cabeza, cosa que atribuía a aquellos casos en que ni siquiera habíamos sido capaces de descubrir un mísero nombre que nos permitiera acercarnos al delincuente. No había nada …

Primera Entrada: Man in black

Entró en la sala con un parche en el ojo, vestido con camisa y pantalón negro, parecía Johnny Cash dispuesto a cantar The Man in black, pero los hechos que iba a relatar tenían poco que ver con esa mítica canción; caminaba apoyado sobre dos muletas con una habilidad de profesional. Tranquilamente, alcanzó el atril de lectura y comenzó a leer pausadamente de un libro que le acercaron desde la mesa de conferenciantes, su respiración calmada, su mirada puesta en las hojas y el gesto adusto en las formas, comenzó tras carraspear y beber algo de agua:
“Los hechos que aquí os voy a relatar están basados en la redacción recogida de los apuntes del diario de un policía relativas al caso 101/2010 de la Policía Nacional, llevado a cabo por un equipo de la Policía Judicial de la ciudad de Madrid. El caso tiene el carácter secreto y reservado decretado por el juez, la fiscalía y el Ministerio de Interior del Gobierno de España. Omitiré los nombres y hechos que permitan la identificación de persona…