Ir al contenido principal

Primera Entrada: Man in black



Entró en la sala con un parche en el ojo, vestido con camisa y pantalón negro, parecía Johnny Cash dispuesto a cantar The Man in black, pero los hechos que iba a relatar tenían poco que ver con esa mítica canción; caminaba apoyado sobre dos muletas con una habilidad de profesional. Tranquilamente, alcanzó el atril de lectura y comenzó a leer pausadamente de un libro que le acercaron desde la mesa de conferenciantes, su respiración calmada, su mirada puesta en las hojas y el gesto adusto en las formas, comenzó tras carraspear y beber algo de agua:

Los hechos que aquí os voy a relatar están basados en la redacción recogida de los apuntes del diario de un policía relativas al caso 101/2010 de la Policía Nacional, llevado a cabo por un equipo de la Policía Judicial de la ciudad de Madrid. El caso tiene el carácter secreto y reservado decretado por el juez, la fiscalía y el Ministerio de Interior del Gobierno de España. Omitiré los nombres y hechos que permitan la identificación de personas si bien la mayoría han sido objeto ya de filtraciones en la prensa y son de sobra conocidos por todos ustedes, algunos de los que emplearé – no obstante - serán simplemente nombres inventados para evitar su identificación y sobretodo, cumplir con la legalidad vigente que tengo la obligación de observar.

Los hechos sucedieron entre el 13 de octubre y el 22 de octubre de 2010. Este caso me hace pensar que, a veces, el empeño de unos pocos consigue resolver un problema de muchos.

Lunes, 13 de octubre de 2010

Me senté agotado en mi sillón tras prepararme una buena copa que me ayudara a relajarme de la tensión del día. En el vaso de güisqui repiqueteaban los hielos y el reflejo de los cubitos helados dividía la luz del salón en múltiples arco iris. Mis recuerdos vagos de aquellos otros momentos en que el sabor del Chivas Regal era el antecedente y la expectativa de que algo mejor estaba a punto de ocurrir - una buena conversación quizá con alguna bella mujer -, me produjo un hastío desolador. La sensación amarga de beber por beber, nada más.

Hoy, el agotamiento, la muerte y el delito eran las únicas cosas que me esperaban sobre el escritorio de mi despacho; razón de más para relajarme en el confortable sillón de la sala de estar de mi hogar y olvidar. Mi sillón estaba acomodado a mi inquieta forma de ser y aún conservaba la estructura de cuando lo había comprado hacía ya más de... (ni lo recuerdo). Tantos años languideciendo en la sala esperando a que mi cuerpo cayera sobre él con el peso de la soledad y el homicidio premeditado y con alevosía que un policía de ciudad arrastra. Era incapaz de descansar dos veces seguidas en la misma postura.
Un pensamiento efímero provocó el resorte que me hizo saltar del sillón. Dejando la copa en la mesa con las piedras de hielo repiqueteando amarillentas a causa del líquido elemento, me introduje en el pasillo que me conducía a la escalera del oscuro garaje donde guardaba los expedientes antiguos; intentando recordar dónde había visto previamente esa cara dibujada a partir de las descripciones de los vecinos del inmueble en que se había cometido el asesinato para perfilar el retrato robot del sospechoso.

Un tipo alto, de complexión fuerte y ojos pequeños - más bien juntos -, el conjunto central de su rostro compuesto por ojos, nariz y boca demasiado agrupados como para poder ser considerado un tipo de perfil normal. El hombre sería siempre fácilmente reconocible entre una multitud de seres humanos. Alguien con esa mirada no se olvida fácilmente. Pero, ¿quién era exactamente? No lo recordaba, solo tenía la vaga certeza de haberlo conocido antes.

Los vecinos estaban convencidos de que a nadie más habían visto, pero la impresión personal de que hubieran participado otras personas en aquel monstruoso crimen gravitaba en el pensamiento de todos, pues el “modus operandi” parecía incompatible con la la autoría de un único delincuente. El único hilo que teníamos a la espera del trabajo forense, era este original rostro.

Miré nuevamente el retrato y empecé a revolver entre mis expedientes partiendo de los más actuales y terminando con los más antiguos... Casos sin resolver, que analizados uno tras otro dejaban la estela del fracaso en un conjunto de prestigiosos y buenos policías - mi antiguo equipo - gente capaz que, sin embargo, no habían sabido encontrar junto a mí la solución de algunos enigmas, o quizás, el modo de esquivar la fuerte presión social, política o mediática a la que algunas veces nos habíamos tenido que enfrentar.

Esta intromisión determinaba, muchas veces, la finalización de investigaciones sin nadie a quien encausar o sin pruebas suficientes que demostrasen la culpabilidad del procesado. Las prisas en dar con alguna solución y la exigencia de resultados inmediatos ocasionaba que algunos de los casos que yo consideraba relativamente fáciles de resolver no acabaron en buen puerto.

Sin embargo..., este rostro lo había visto antes en otra ocasión semejante. Me recordaba un caso en que el autor del crimen había desaparecido sin dejar huella, sin dejar rastro que permitiese su localización. Sin más, se había esfumado entre el bullicio urbano y la polución de mi ciudad. Como por arte de magia, como tras el truco aprendido de algún maestro del escapismo, había desaparecido sin dejar rastro en el preciso momento en que estábamos a punto de atraparle.

¡Aquí está...! Expediente 123/1993... ¡Santo cielo!, ¡en el 93!”



Continuará

Comentarios

  1. Excelente! explicación sobre cómo crear el clima de una novela policiaca, y este primer capítulo ya me atrapó. !Tengo ganas de leer más!

    ResponderEliminar
  2. Buen comienzo. Pena que lo he leído en la cocina. Mañana lo haré en un lugar más apropiado. Quizá la cama, antes de dormir...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quinta entrada: el perfecto chivo expiatorio

Los peritos habían concluido su trabajo y otros esperaban en la morgue para poder realizar el suyo, mientras la familia de la víctima esperaba su turno para poder dar el último adiós a su ser querido recién fallecido en unas circunstancias más propias de una terrible pesadilla. Un pesado sueño que se les venía encima como un muro de piedra que cae de la nada, una sinrazón de difícil comprensión.
Accedían a nuestros ritos y trabajos porque esperaban que fuéramos capaces de encontrar a los culpables, pues el sentido de propiedad alcanza hasta los propios seres humanos y aquella fallecida era suya. Aquella víctima a la que nosotros buscábamos explicación racional para encontrar respuestas a las preguntas que teníamos la obligación de realizar.
Esa labor nuestra de buscar sentido al sinsentido era el extraño plano del que costaba regresar. Acostumbrados a una ciencia inhumana, resultaba doloroso afrontar los rostros de los familiares para explicar de forma pedagógica nuestro proceder tratan…

Tercera Entrada: Obsesión

Tomé el expediente del 93 y lo desgrané página por página, letra por letra, fotografía por fotografía. Recuperé el vídeo de la cámara de seguridad pasando del antiguo formato VHS a un formato digital y lo visioné en el ordenador de casa. El vídeo demostraba que se trataba de un hombre fuerte con complexión atlética, una estatura que rondaba el 1,90 de altura y los 100 kilos de peso; pelo bien cortado con estilo militar y rasgos angulosos en la cara con ese conjunto ya destacado de ojos, nariz y boca demasiado característico como para permanecer en el olvido de un expediente de más de quince años; demasiado característico como para no tener ni siquiera un nombre que buscar, unas huellas que verificar, un rastro que seguir.

Me atusé el cabello poblado por incipientes canas blanquecinas que coronaban mi cabeza, cosa que atribuía a aquellos casos en que ni siquiera habíamos sido capaces de descubrir un mísero nombre que nos permitiera acercarnos al delincuente. No había nada …