Ir al contenido principal

Séptima Entrada: Toda la verdad

Lo cierto es que Ana desde su puesto podía hacer daño a cualquiera, y no voy a negar que cuando tu cargo es el de Comisario de brigada en la Unidad Central de Policía Judicial, sientes algún escozor en las partes bajas al ver cómo progresan otros que estuvieron a tu lado corriendo por las calles de Madrid. En la policía, más que en otras facetas de la vida, la jerarquía es un grado.

Cuestiones como el puesto, la experiencia y aquellos casos que hayas resuelto te dan cierto prestigio y te ponen en disposición de ser respetado, quizá por eso sabía que no le interesaría una guerra abierta conmigo ni con Juan; o quizá por respeto a la antigua enemistad que nos unía; o quizá porque tenía suficientes líos con los casos que ella misma manejaba. El caso es que sabía que ella no se la jugaría a Juan.

Tras la breve conversación con Ana por la pura necesidad del tráfico infernal de la ciudad de Madrid e intensa, sin embargo, por la cantidad de emociones que encerraba nuestra relación, había decidido que trataríamos de cerrar el caso de forma rápida si veía la posibilidad de hacerlo; por motivos evidentes. Ya trataría yo de resolver fuera del expediente – ya cerrado  el asunto cuando las aguas no bajasen tan turbias.

Al Pacino y Robert de Niro en una Buddy cop movieCerrarlo rápido, pero no al estilo del caso del 93, era lo conveniente para después abrir una investigación privada y personal que intentara descubrir quién estaba detrás de este comportamiento criminal, pues tener el caso abierto suponía un riesgo a todos los niveles y, además, impediría hacer el trabajo de investigación con la pausa y tranquilidad que el asunto requería.

Si no surgía ninguna pista antes que nos empujara hacia el criminal de forma nítida, en cuanto saltara la cuestión a los periódicos, buscaría la forma de cerrar el caso empleando a aquellos amigos de la prensa que me eran fieles. Utilizar la información de forma confusa solía funcionar: cosas como dar pistas falsas que llevaban a callejones sin salida, apuntar hacia cargos más importantes y cosas semejantes. Así el clima obligaría a llenar la prensa de noticias que Nené llamaba “tóxicas” para enturbiar el ambiente.

Un público confundido siempre ayuda a dejar el caso inconcluso. Un público que incluye la relajación necesaria del delincuente y la aceptación de la complicación por parte de la familia. La jugada bien hecha deja, en ocasiones, el criminal al descubierto, un tipo que sumará delitos de todo tipo y que podría ser encarcelado por cualquier otro motivo. Él lo sabría y yo también, ¿qué más daba la razón por la que acabara entre rejas?
Russell Crowe en el papel de poli duro y justoCerrar un caso en falso no era sencillo, necesitaba algo de pulso y medir bien los pasos que se tenían que dar para evitar consecuencias desafortunadas; sería necesario contar con un equipo de confianza, disponer de gente seria, rigurosa y controlable... de alguna manera. Contar con poca gente, pero eficiente y que sepa estar callada cuando hay que estar callada y hablar lo que hay que hablar cuando eso sea preciso.

La primera dificultad estaba sentada precisamente a mi lado comiendo un plátano tranquilamente sin necesidad de pensar qué era lo que realmente pasaba a su alrededor, dejándose llevar hasta que su intervención era necesaria o conveniente, justo cuando Nené era un verdadero profesional. No se le podía hablar de Informes o Expedientes pero era especialmente hábil para decir la verdad, toda la verdad, sin medir la situación que se pudiera producir como consecuencia de esa verdad.


Continuará



Comentarios

  1. ¡Quecortas se hacen las entregas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena señal, este es un largo viaje y no iremos en tren de alta velocidad, precisamente. Hazte a la idea de un Orient Express cruzando lentamente una estepa sin nombre todavía.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quinta entrada: el perfecto chivo expiatorio

Los peritos habían concluido su trabajo y otros esperaban en la morgue para poder realizar el suyo, mientras la familia de la víctima esperaba su turno para poder dar el último adiós a su ser querido recién fallecido en unas circunstancias más propias de una terrible pesadilla. Un pesado sueño que se les venía encima como un muro de piedra que cae de la nada, una sinrazón de difícil comprensión.
Accedían a nuestros ritos y trabajos porque esperaban que fuéramos capaces de encontrar a los culpables, pues el sentido de propiedad alcanza hasta los propios seres humanos y aquella fallecida era suya. Aquella víctima a la que nosotros buscábamos explicación racional para encontrar respuestas a las preguntas que teníamos la obligación de realizar.
Esa labor nuestra de buscar sentido al sinsentido era el extraño plano del que costaba regresar. Acostumbrados a una ciencia inhumana, resultaba doloroso afrontar los rostros de los familiares para explicar de forma pedagógica nuestro proceder tratan…

Tercera Entrada: Obsesión

Tomé el expediente del 93 y lo desgrané página por página, letra por letra, fotografía por fotografía. Recuperé el vídeo de la cámara de seguridad pasando del antiguo formato VHS a un formato digital y lo visioné en el ordenador de casa. El vídeo demostraba que se trataba de un hombre fuerte con complexión atlética, una estatura que rondaba el 1,90 de altura y los 100 kilos de peso; pelo bien cortado con estilo militar y rasgos angulosos en la cara con ese conjunto ya destacado de ojos, nariz y boca demasiado característico como para permanecer en el olvido de un expediente de más de quince años; demasiado característico como para no tener ni siquiera un nombre que buscar, unas huellas que verificar, un rastro que seguir.

Me atusé el cabello poblado por incipientes canas blanquecinas que coronaban mi cabeza, cosa que atribuía a aquellos casos en que ni siquiera habíamos sido capaces de descubrir un mísero nombre que nos permitiera acercarnos al delincuente. No había nada …

Primera Entrada: Man in black

Entró en la sala con un parche en el ojo, vestido con camisa y pantalón negro, parecía Johnny Cash dispuesto a cantar The Man in black, pero los hechos que iba a relatar tenían poco que ver con esa mítica canción; caminaba apoyado sobre dos muletas con una habilidad de profesional. Tranquilamente, alcanzó el atril de lectura y comenzó a leer pausadamente de un libro que le acercaron desde la mesa de conferenciantes, su respiración calmada, su mirada puesta en las hojas y el gesto adusto en las formas, comenzó tras carraspear y beber algo de agua:
“Los hechos que aquí os voy a relatar están basados en la redacción recogida de los apuntes del diario de un policía relativas al caso 101/2010 de la Policía Nacional, llevado a cabo por un equipo de la Policía Judicial de la ciudad de Madrid. El caso tiene el carácter secreto y reservado decretado por el juez, la fiscalía y el Ministerio de Interior del Gobierno de España. Omitiré los nombres y hechos que permitan la identificación de persona…